Una clínica perfecta ¿y me manda este email?

El emailing es una de las estrategias de marketing directo con uno de los mejores retornos de la inversión. Pero no por ello debes pensar que enviar un email es ‘pan comido’ y que es suficiente con incluir un breve texto y alguna que otra imagen que lo complemente. Esto podría desembocar en que tus contactos piensen ‘¿Para qué me mandan este email?’ y acaben cansándose de tanta ‘publicidad’.

Realmente, podríamos decir que el email marketing es casi un arte. Existen muchas formas de elaborar emails para conseguir una respuesta de tus destinatarios. Una respuesta que se traduce en engagement. Conseguir que los contactos de tu base de datos abran, interaccionen y realicen una acción tras el envío de correo no es fácil. Y si necesitas que tu clínica domine esta técnica debes hacerte las siguientes preguntas:

Why? ¿Por qué envías este email?

Consejo #1. Marca cuál es el objetivo principal de tu email y qué contenido vas a usar.

Obviamente el contenido de tu email y su presentación siempre dependerá del objetivo de tu email. No puedes enviar un email porque sí. Todos tienen que tener un objetivo determinado. No quieres estar invirtiendo tiempo en una estrategia con la que no puedes medir resultados y, para ello, debes marcar una meta con tu estrategia de email marketing.

Así pues, el contenido de tu email está estrechamente ligado al objetivo tanto en cantidad como en relevancia. El mensaje de tu email siempre debe ser de calidad y su importancia dependerá de a quién vaya a ir dirigido tu email.

Who? ¿Quién es el destinatario de tu email?

Consejo #2. Conoce los intereses de tu audiencia para elaborar listas segmentadas.

Piénsalo de la siguiente forma. Tu clínica tiene varios servicios, varios tratamientos, y no todos tus pacientes tienen las mismas necesidades ni pasan por los mismos procedimientos, ¿cierto? Pues a nivel de contenido, a nivel de consumo de información pasa exactamente lo mismo. No todos tus contactos esperan el mismo tipo de contenido.

Si bien en un mundo ideal enviaríamos un email personalizado a cada uno de nuestros contactos, la realidad es que no disponemos del tiempo y los recursos necesarios para hacerlo. Pero la estrategia de email marketing nos permite segmentar a nuestra audiencia, a nuestros contactos, en base a intereses comunes.

Pero antes, para elaborar listas segmentadas debemos conocer qué tipo de información han consumido estos contactos en nuestra web, qué tipo de páginas han visitado. Si dispones de un blog y éste está trabajado, como mínimo, por temáticas relacionadas con tus tratamientos, podrías mantener un registro de las publicaciones que ha consumido tu contacto. Por otro lado, si un contacto ha visitado varias veces alguna página de tratamiento de tu web, puedes valorar si está en un momento más avanzado de su ciclo de compra como consumidor.

Conocer este tipo de información sobre tus contactos te permite elaborar listas segmentadas en base no sólo a intereses, sino también en base a la susceptibilidad del contacto a recibir una información más enfocada a la compra de los servicios de tu clínica. No tienes que elaborar cientos de emails, sino tantos como listas relevantes tengas. Y para ello sería fundamental disponer de una herramienta que te permita almacenar este tipo de información y automatizar acciones de marketing: el CRM.

What? ¿Qué acción es la siguiente?

Consejo #3. Piensa que los destinatarios de tu email siempre deben realizar una acción.

El email marketing es una de las estrategias más importantes para convertir a tus contactos, a tus leads (oportunidades de venta), a una siguiente etapa de su ciclo de compra. Para ello, en cada uno de tus emails debes establecer qué tipo de acción necesitas que realice el destinatario, una acción que esté relacionada con el objetivo de ese email.

Por ejemplo, cuando inviertes tiempo en crear contenido, en publicar tus entradas de blog y, posteriormente, en elaborar una newsletter tu objetivo es que a través de este email, tus contactos consuman la información de tus publicaciones.

¿Por qué? Por un lado, quieres hacerles ver que eres una autoridad en el sector, que te preocupas por educarles en temas relacionados con tus servicios y no sólo en venderlos. Quieres fidelizarles, que confíen en ti, que te tengan presente. Quieres convertirles y hacerles avanzar en su ciclo de compra como consumidores. Porque cabe la posibilidad de que tus publicaciones puedan llevarles a tus páginas de servicios donde el último paso sea solicitar una cita.

Y esto es sólo el objetivo de una newsletter. Porque cuando envías emails con contenido más personalizado a listas segmentadas sabes que te estás dirigiendo a unos contactos más susceptibles de consumir un contenido por el que ya se han interesado antes. Así pues, puedes pensar en cuál debe ser la acción que realicen. Quizá necesites que hagan clic en un botón CTA para que vayan a una página de tratamiento. O quizá quieres que descarguen algún ebook o vean un caso de éxito. O incluso que directamente pidan cita en tu clínica.

Email marketing para clínicas

En este ejemplo de una clínica dental, se puede ver un email enviado varios días después de la solicitud de un descargable (un manual sobre implantes dentales) a una lista segmentada que además cumple con la condición de haberse interesado por este tipo de tratamiento a través del consumo de información en el blog. El objetivo de este email es el de potenciar la conversión de un contacto a una ‘primera cita’. Si desea consumir más contenido, porque no es esté preparado para convertir, puede acceder a las páginas específicas de cada tratamiento en las que también hay un formulario de ‘primera cita’.

When? ¿Cuándo es el mejor momento?

Consejo #4. Envía contenido relevante a la persona adecuada en el momento más oportuno.

Todo depende de si tu lista segmentada está preparada para el siguiente paso, es decir, para lo que quieres que haga. El momento del envío de un email depende tanto del estado del ciclo de compra en el que se encuentren los contactos de tu lista, como de la mejor hora del día para realizarlo.

Puedes valorar el estado del ciclo de compra en el que se encuentran en base al tipo de información y la páginas que han consumido. Y debes tener en cuenta cuál es la mejor hora de envío en base a sus preferencias y las horas de mejor apertura que identificarás con el tiempo y realizando pruebas.

También debes tener en cuenta qué periodicidad de envío es la más oportuna para tus listas segmentadas. No todos los destinatarios aprecian el envío de un email informativo de la misma manera. Quizá debas plantearte no enviar más de un correo o dos al mes. Quizá tengas una lista que aprecia el envío de información semanal. Todo depende de las preferencias de consumo de información de tus contactos.

Where? ¿Dónde se va a leer tu email?

Consejo #5. Ten en cuenta el dispositivo prioritario para desarrollar un diseño adaptable.

El contenido es fundamental, pero el diseño de tu email también es importantísimo y éste dependerá en gran medida del tipo de dispositivo prioritario con el que abren los emails tus contactos. Por esta razón, es imprescindible elaborar un email con un diseño responsive. Es decir, un diseño que se adapte bien a distintas pantallas, siempre que la mayoría de tus contactos revisen su correo desde un dispositivo móvil.

Piensa que a día de hoy, más y más persona comprueban sus emails a través de los dispositivos móviles, por lo que para que la experiencia de usuario sea satisfactoria y puedas llegar a alcanzar el objetivo de tu campaña de email marketing, debes crear emails responsive. Emails cuyo texto sea legible en diferentes pantallas, cuyas imágenes sean claras y cuyos botones sean pulsables sin necesidad de ampliar el contenido en pantalla.

Duplica las primeras visitas de tu clínica